16910401857_5a4ae2398f_k

Barcelona en un día

Barcelona es la capital de la comunidad autónoma de Cataluña y una de las ciudades más preferidas por los turistas que visitan a España. Su popularidad debe a la cercanía de la mar, pero también a la impresionante historia y magníficos edificios, muchos la denominan la ciudad de Gaudí, un arquitecto español más conocido.

 

Recomiendo empez2215365764_2fa3fb8c28_oar la visita con un paseo por el parque Güell, también el omnipresente en Barcelona –Gaudí–. El parque se encuentra en un cerro localizado al norte del centro de la ciudad. La área al principio se proyectó como una zona de recreo alrededor de un barrio de viviendas, no obstante se edificaron solo dos casas y en el año 1992 se abrió todo el parque para los ciudadanos. El parque Güell traslada a sus visitantes en un mundo fantástico, como si fuera un decorado de una película sobre los duendes. La única desventaja es que en los últimos años los autoridades de Barcelona decidieron cobrar a los turistas por el acceso a la terraza con la vista a la ciudad.

Cuando ya por fin optas por salir de la sombra agradable del parque, te invito a pasear por el Paseo de Gracia, donde podrás admirar dos casas famosas de Barcelona: Casa Milla y Casa Batllo –creo que no hace falta que indique el arquitecto, ¿no?–. Casa Milla se construyó justo antes del estallido de la primera guerra mundial (en el año 1910), es un edificio que parece más a un chalé de arcilla, sin ninguna línea recta, que a un proyecto bien pensado, algunos lo llaman la cantera, por el aspecto crudo que tiene. Al lado está Casa Batllo construida en un estilo muy diferente. El edificio trae a la menta una mariposa de colores, ya que todo es decorado de vitrales y azulejos.

Desde las casas ya estarás muy cerca a la Rambla, me parece que la calle con más prestigio y más preferida por los turistas. El paseo se arrastra por un kilómetro desde la plaza de Cataluña hasta la costa donde está el monumento de Cristóbal Colón. El paseo está de bote en bote, especialmente durante la temporada alta, gracias a las carpas y cafeterías que atraen a la gente.

Después de pasear tanto, seguramente que ya estás algo cansado, además, creo que has tenido la oportunidad de ver también otros monumentos. Lo último que recomiendo ver, está un poco lejos desde el centro, así que sugiero que cojas un metro para llegar, es el museo nacional del arte catalán. Vale la pena verlo sobre todo por su localización en una colina Montjuic. Desgraciadamente no tuve tiempo para entrarlo, no obstante desde fuera es un edificio impresionante. Además, es otra posibilidad de apreciar a la ciudad desde arriba.