train-19640_1280

En viaje en el tren

Esta vez decidimos ir en tren para nuestra vacaciones al Mar Báltico. Últimamente han renovado mucho los trenes polacos y las campañas de los trenes ofrecen muchas ofertas de los billetes a buen precio comprados con antelación. Escogimos el tren sin compartimentos, sino un compartimento grande, que estaba muy bien equipado con la conexión al Wi Fi y los enchufes. Los asientos estaban ajustados a las expectativas del viaje de largo distancia, o sea eran reguladas y tenían las banquetas y los espacios para colgar el cubo de café.

Además, en el tren  un restaurante y la tienda, donde podríamos comprar unas barras de cereales o un refresco. El servicio del restaurante pasaba de ida y vuelta con un carrito especial, entonces ordenar algo para comer no era ningún problema. Todo en este tren era nuevo, aparte de los revisores. Guardé en la memoria la situación cuando un extranjero, digamos un alemán, querría comprar un billete en el tren y hablaba en inglés.

girl-549153_1920

Desafortunadamente, el revisor no sabía nada de inglés, realmente nada, ninguna palabra como gracias, billete etc.Menos mal, que los pasajeros del tren le ayudaron al extranjero y se comunicó con el revisor. Otra cosa que me chocó durante nuestro viaje a las vacaciones en tren, era como los niños ahora pasan el tiempo en tren. Cuando era niña, y no eran muchos años atrás, mis padres jugaban conmigo en los juegos para tren, comentamos la naturaleza, bromeamos o simplemente jugamos a las cartas. Y ahora, toda ha cambiado. Nosotros vimos una chica,que tendrá 10 años no más, coloreando las imágenes en la tableta, entonces ni siquiera se esforzó en hacerlo exhaustivamente y seguramente no sabía cómo usar los lápices de color o los crayones. Otras personas se importaban solamente por su asiento, es decir si por ejemplo yo tengo asiento reservado, no me importa un grano para cambiarlo con alguien. Eso entiendo, que la reserva sirve para tener su propio asiento, pero si en tren viaja  una excursión escolar sería aconsejable que los niños sentaran cerca de su protector.

Lo antedicho, son solamente mis recuerdos sueldos y observaciones que se me ocurrieron durante mi último viaje en tren. Por lo general, lo disfruté mucho, ya que el tren estaba de buena calidad, pero muchas veces lo que sacaba de quicio era el comportamiento de otros pasajeros o simplemente algo que chocaba. Es cierto como dicen, mientas de vas de vacaciones en tren, puedes observar muchos tipos de los caracteres y de personas, el plena muestra de la sociedad.