Frankfurt 2

Frankfurt, una ciudad que sorprende con su cultura

Aunque muchos consideran Frankfurt más o menos una puerta de entrada a sus viajes por Europa, la rica cultura de la ciudad y su historia, restaurantes y opciones de diversión podrían sorprenderlo. Frankfurt es una ciudad de contrastes. Los banqueros adinerados, los estudiantes y los inmigrantes conviven en una ciudad que tiene algunos de los rascacielos más altos y vanguardistas de Europa, junto a edificios antiguos bien mantenidos.

El centro de la ciudad, especialmente la plaza Römer, el paisaje cultural y los museos en el río Main atraen a millones de turistas cada año.

Dirigiéndose al centro de la Römerberg (plaza medieval), podrá ver los contrastes sorprendentes de la ciudad. Las recreaciones de las casas neogóticas y los edificios del gobierno envuelven la plaza, mientras que más allá de ellos, Frankfurtmodernos rascacielos perforan el cielo. La ciudad se apodó descaradamente de “Mainhattan”, utilizando el nombre del río Main que fluye a través de ella para sugerir otra metrópolis famosa por otro lado del Atlántico.

Aunque solo ocupa el quinto lugar entre las ciudades alemanas, con una población de casi 700,000 habitantes, Frankfurt es la potencia financiera de Alemania. El Banco Central alemán (Bundesbank) está aquí, al igual que el Banco Central Europeo (BCE), que administra el Euro. No es de extrañar que Frankfurt sea el centro financiero de Europa. La bolsa de la ciudad, una de las más importantes del mundo, se estableció en 1585, y la familia Rothschild abrió su primer banco aquí en 1798.

La larga historia del comercio puede ayudar a explicar el temperamento de muchos ciudadanos: competitivos, pero de mente abierta. También es una de las razones por las que Frankfurt se ha convertido en la ciudad más internacional de Alemania. Cerca de un cuarto de sus residentes son extranjeros, con un número creciente de Europa del este y Medio Oriente.

Debido a su comercialización, Frankfurt tiene una reputación de fría y aburrida, pero las personas que conocen la ciudad piensan que esta caracterización es injusta. El distrito de Sachsenhausen es tan gemütlich (divertido, amigable y acogedor) como se encuentran en cualquier lugar.

La ciudad tiene exhibiciones de ballet, ópera, teatro y arte de talla mundial; una pieza importante de la industria editorial de Alemania (y la feria anual del libro más grande del mundo); una gran universidad; y dos de los tres diarios más importantes de Alemania. A pesar de los rascacielos, especialmente en la zona de Hauptbahnhof (estación ferroviaria principal) y el vecino distrito de Westend, hay mucho aquí para recordarle el Viejo Mundo, junto con numerosas cosas que explican el éxito de la Alemania de la posguerra.