granada-1150325_640

Nuestras vacaciones activas

Trabajamos en la oficina, entonces llevamos la vida sedentaria por todo el año. Aunque tratamos de pasear mucho y no usamos mucho el coche, podemos observar que nuestros cuerpos exigen más actividad física. Por eso durante nuestro tiempo libre, no paramos en casa y estamos mucho tiempo fuera. Sobre todo, paseamos mucho, montamos en bicicleta o simplemente quedamos con buenos amigos para jugar a los juegos de mesa o jugar a las cartas. Asimismo, apreciamos la vida cultural, por eso intentamos reservar por lo menos una entrada al mes para ir al teatro o al cine. Muchas veces gozamos de las promociones que encontramos en la red y compramos las entradas muy baratas. Què bien que mi novio tiene conocimiento de aplicaciones, gracias a él, siempre compramos los billetes de promoción,  na dado que le encanta todo que está en la oferta.

Decidimos quedarnos en la ciudad durante las vacaciones y tomamos esta decisión totalmente a conciencia. Casi todas personas de nuestro trabajo querrían pedir días libres durante la temporada alta. Entonces observamos una gran competencia quién y cuándo tendrá las vacaciones y por qué yo no puedo en este periodo. Lo antedicho, son los reproches comunes que escuchamos hace un año, entonces para gozar de nuestro tiempo libre, decidimos ir de vacaciones gaudi-1004350_640en mayo y luego pedir unos días libres en junio. ¿Nos arrepentimos? ¡Qué va, de ninguna manera! En primer lugar tuvimos un buen tiempo y los precios no estaban para tirar la casa por la ventana. Además, no había mucha gente en la playa o en los parques de naturaleza. Realmente, descansamos del trabajo y de estar rodeado por todo el tiempo por otras personas. Por fin, pudimos montar en bicicleta y pasar más tiempo juntos, ya que nuestro trabajo ya nos daba rabia, añoramos estar juntos y poder hacer cosas juntos, sin pensar que mañana hay que ir al trabajo. Obviamente, comimos en buenos restaurantes, saboreando nuevos platos y comparando las opiniones en Internet. No gastamos mucho, ya que planeamos todo con antelación.

Realmente estaba muy agradecida a mi novio, porque encontró toda la oferta y organizó todo. Nos fuimos solos y aunque pareciera raro, no arrepiento, me gusta pasar el tiempo con mi novio y no necesito rodearme de otra gente. Cuando regresamos a nuestra ciudad, disfrutamos de unos eventos locales y montamos mucho en bici pública. Para ser honesta, me da envidia de vez en cuando, escuchando sobre viajes exóticos en los destinos diferentes del mundo. Sin embargo, mis los vacaciones de este año, eran inolvidables. Gracias amor!